Miss Quesada: Un Ser Maravilloso
por Fernando Feliciano Reyes
22 de septiembre de 1997

Este pasado fin de semana dimos cristiana sepultura en Coamo, a Catalina Quesada. Miss Quesada para los que tuvimos la oportunidad de pasar por su salón de primer grado. Maestra de generaciones es un símbolo que la gente de Coamo recordará por mucho tiempo. Mientras se habló de sus ejecutorias tuve la oportunidad de reconocer a Efraín Sánchez, uno de mis compañeros de clases cuando juntos asistimos a nuestro primer grado. Y recree en mi mente una de mis experiencias mas bonitas y mas trascendentales.

Ocación : Mi Graduación de Primer Grado.

Fecha : Uno de los últimos días de mayo de 1954.

Lugar : Salón de primer grado de la Escuela José Ramón Rodríguez de Coamo.

Luis Beltrán un niño activo e inquieto se para frente a sus compañeros de estudio, unos veinte y cinco o treinta niños que se graduaban ese día de primer grado y en voz muy alta y clara anuncia: "Las Ocho Maravillas del Mundo". Catorce niños, que estaban también frente a ese público, el cual lo completaban los padres que llenaban la parte de atrás del salón, dan un paso al frente y comienzan a recitar. Es un momento que esta muy remoto en mi memoria pero estoy casi seguro de los nombre de algunos de ellos:

José Rafael Rodríguez presentó a "Las Pirámides de Egipto" después que su compañero muy emocionado dijo: "La Primera Maravilla del Mundo" y así Angel Luis Rodríguez le tocó "El Templo de Dios", a Lydia Evelina Gallardo "Los Jardínes Colgantes de Babilonia".

No recuerdo quienes estuvieron a cargo de presentar "La Estatua de Júpiter Olimpo", ni "El Faro de Alejandría", pero si tengo bien claro en mi mente cuando Gilberto "Papo" David presentó "El Coloso de Rodas" y Eusebio "Tuto" Serrano presentó "La Tumba de Mausolo", después de que su compañero presentó la Séptima Maravilla del Mundo.

Hace unos años atrás, Luis Beltrán me dijo que no recordaba esa experiencia, pero tengo bien presente en mi memoria cuando él se adelantó al grupo y ante la admiración de todos nosotros y el orgullo de nuestros padres dijo algo parecido a esto: "Y la Octava Maravilla del Mundo es la Escuela José Ramón Rodríguez con sus estudiantes y maestros, con sus balcones y sus jardínes".

Para Catalina Quesada todo era maravilloso y todos eramos maravillosos. Nos enseñó lo maravilloso de nuestra escuela y lo maravilloso que eran nuestros compañeros y maestros. Nos enseñó lo maravilloso que es nuestro pueblo de Coamo y nuestra patria, Puerto Rico. Nos enseñó lo maravilloso que es nuestro planeta y nuestro universo. Nos enseñó de las maravillas de nuestro Creador y de que una de esas maravillas somos nosotros mismos. Nos enseñó también a maravillarnos y a vivir maravillados con la vida. Porque ella era así, una persona maravillosa que yo siempre vi maravillada. Maravillada con la historia y con el futuro. Maravillada con la gente y muy especial con los niños. Maravillada con la naturaleza y, por qué no, maravillada consigo misma. Solo así, con ese ejemplo, podía enseñar no solo a niños, también a muchos adultos a maravillarse con las maravillas de este nuestro mundo.

Miss Quesada has sido una maestra y una mujer maravillosa, y siempre, siempre viviré maravillado de tu maravillosidad.